Afrodita

Afrodita
buscar libros y productos relacionados

Afrodita

El culto a Afrodita procedía de la isla de Chipre, muy influída por los cultos de cercano Oriente. En este sentido se la relaciona con la diosa Ishtar (ver mitologiasumeria) En efecto, la leyenda de su amor por Adonis recuerda claramente a la historia de Ishtar y Tammuz. La existencia de prostitutas en el templo de Corintio, es un eco habitual de lo que sucedía en los templos de Ishtar. Heródoto observa que es costumbre babiblónica que todas las mujeres se prostituyeran una vez en el templo de la diosa, lo cual también sucedía en Chipre.

Afrodita es, en efecto, la diosa del amor. Su único interés era pues, hacer el amor. En una ocasión, en que Afrodita estaba tejiendo un telar, Atenea, diosa de las artes, potestó enérgicamente por esta invasión a sus dominios. Afrodita pidió perdón humildemente y desde entonces nunca más se atrevió a trabajar.

Según algunas fuentes, Afrodita era hija de Zeus, aunque según el relato de Hesído, nació de la espuma del mar que se formó alrededor de los genitales de Urano después de haber sido castrado por Crono y sus testículos arrojados al mar. Las gotas de sangre se convirtieron en Erinias, en los Gigantes y en las Ninfas de los fresnos, llamadas Melíades. Afroditas llegó a Pafos, en Chipre. Al pisar tierra, nació la hierba bajo sus pies. También se llama Adadiómene, "la que emerge". Desde el comienzo la acompaña Eros (deseo).

Búsqueda personalizada
INICIO